martes, 3 de noviembre de 2009

108. VL.


Bélgica es un país federal formado por tres regiones autónomas: Vlaanderen (Flandes),Wallonie (Valonia) y Hoofdstedelijk Brussel Regio/Région Capitale Bruxelles (Región de Bruselas Capital). La lengua oficial de la primera es el neerlandés, la de la segunda, el francés. La tercera, Bruselas, es oficialmente bilingüe aunque, en la práctica, es casi totalmente francófona. La historia de cómo ha ocurrido que la capital de Flandes es una ciudad francófona es difícil de explicar en pocas palabras y tiene múltiples versiones según si te lo cuentan en francés o en neerlandés así que no me extenderé en ello.

Yo vivo en lo que se conoce como el Vlaamse Rand (el cinturón flamenco). Es un conjunto de diecinueve municipios que rodean a la Región Capital Bruselas. Esta región, todavía con bastantes espacios no edificables (bosques, terrenos reservados a la agricultura), verde y flamenca, debido a la presión demográfica que ejerce Bruselas, sufre (en palabras de los políticos flamencos) dos amenazas: la urbanización y la francofonización. Los alcaldes de estos municipios, con la excepción de las cuatro "communes a facilités" (en las que la mayoría francófona, entre un 50% y un 80%, impuso unas medidas provisionales para que los francófonos tuvieran tiempo de aprender el neerlandés antes de que se estableciera como único idioma oficial del municipio. Dichas medidas provisionales resultaron ser tan provisionales como el pabellón provisional de la Facultad de Económicas y Empresariales de la Universidad Complutense, que estuvo en uso más de veinticinco años, por lo que la asimilación neerlandófona jamás ocurrió y las facilidades provisionales se hicieron definitivas), defienden con todos los medios democráticos a su alcance el monolingüismo neerlandófono de sugemeente (municipio), entre otras cosas prohibiendo a los empleados públicos hablar con los administrados en otro idioma que no sea neerlandés, organizando cursos de neerlandés para los allofoon (los que hablan otro idioma) e imponiendo sanciones a los establecimientos cuyos propietarios o empleados no conocen el idioma oficial del municipio.

Pero para ciertos grupos nacionalistas flamencos estos esfuerzos no son suficientes y organizan comités de acción linguística. Entre sus acciones más llamativas están colocar pegatinas o hacer pintadas con las letras VL (Vlaanderen) en el cierre o en el escaparate de los establecimientos que no disponen de personal neerlandófono.

Para mí, los comienzos fueron muy difíciles. Por ejemplo, me costó más de un cabreo el tener que inscribir a mi familia en el ayuntamiento, sin saber una palabra de holandés. Entonces no sabía yo de la norma lingüística y me costaba imaginar que, en un país donde hasta la cajera del super habla tres y a veces cuatro idiomas, precisamente en el ayuntamiento de mi pueblo todos los funcionarios fuesen discapacitados linguísticos. Con gran esfuerzo y los cursos que el ayuntamiento nos organiza a los allochtonen (los que no son los nuestros, que diría Arzalluz) y los allofonen (los que no hablan como nosotros) belgas ahora me hago entender en un neerlandés bastante decente. Por eso me enojó tanto la siguiente historia:

Mis vehículos tienen dos conjuntos de neumáticos: uno para verano y otro para invierno. Tocaba cambiarlos y me dirigí a Hoeilaart a "De Rudder", a quien recomiendo encarecidamente por su profesionalidad y buen servicio, a un precio razonable (no sé por qué lo hago, si no me lee nadie de Brabant, pero bueno, ahí queda). Una vez que cambiaron los neumáticos me entregaron las llaves, pagué y me fui a recoger mi vehículo. Me senté en el asiento del conductor y entonces caí en la cuenta de que al entrar, por el rabillo de ojo había visto algo raro en la rueda delantera izquierda. Me apeé del vehículo y entonces lo ví: el mecánico había escrito con pintura blanca en mi neumático las letras "VL".

Aquello era intolerable. Un capullo independentista flamenco acababa de "marcar" mi coche. Me fui para adentro dispuesto a hacérmelo en los muertos del mecánico (difícil porque, como tanto mi mujer como mi profesora de neerlandés son señoras bien de provincias, no me han enseñado a decir eso). De Rudder estába ocupado con otro cliente, lo que me dio unos minutos preciosos para tranquilizarme y mirar de nuevo a mi coche, esta vez por el otro lado. En las ruedas del lado derecho había también una inscripción hecha con pintura blanca: en la rueda delantera: "VR"; en la rueda trasera "AR".

- "¿En que puedo ayudarle, Sr. Negro?", me preguntó, correcto y amable como siempre, De Rudder.
- "No, que si tienen un spray para limpiar el salpicadero".

(Para quien no lo haya pillado todavía, "VL" = Voor Links, delante izquierda; "VR" = Voor Rechts, delante derecha; AR = Achter Rechts, Atrás Derecha).

Y es que Dios bendice a sus hijos con dos ojos y dos oídos y una sóla boca. Para que podamos mirar y escuchar todo dos veces antes de hablar. Desafortunadamente desaprovechamos con frecuencia esta muestra de la infinita sabiduría de Dios.

3 comentarios:

  1. Tu último párrafo se lo repito a menudo a mi hija mayor, muy dada a quejarse de cualquier cosa antes de enterarse de lo que pasa.

    Para todo lo demás, un brandy:

    GRAN DUQUE DE ALBA.

    Recomiéndalo por ahí.

    :-P

    ResponderEliminar
  2. Seguramente el brandy abre más puertas que conocer el idioma,

    ResponderEliminar
  3. Gonzalo, donde esté el Cardenal Mendoza....
    ¿Por esto cobras fuego ebrio?

    ResponderEliminar